martes, 13 de noviembre de 2012

Rolling Jubilee: el rescate para borrar la deuda de los ciudadanos de a pie

El movimiento social, Occupy Wall Street podría haber encontrado una fórmula que, imitando las técnicas más sofisticadas del sector financiero, ayudaría a los ciudadanos a reducir su deuda considerablemente. El proyecto, bautizado con el nombre de Rolling Jubelee, apuesta por la recaudación de dinero a través de donaciones con el objetivo de comprar deuda de alto riesgo en manos los consumidores, es decir, préstamos y créditos con una alta probabilidad de impago que incluirían desde préstamos a estudiantes, facturas sanitarias, etc...
El objetivo de la compra de este tipo de activos sería cancelar dicha deuda y eliminarla. "Tanto los individuos como las empresas y otras entidades pueden comprar deuda con problemas en manos de los prestamistas a precios simbólicos si el prestatario está en mora y son libres de hacer con ella lo que consideren oportuno, incluyendo su cancelación de forma gratuita", explica el británico The Telegraph en un artículo publicado sobre este peculiar plan.
Los promotores de Occupy Wall Street ya han puesto a prueba este mecanismo con la inversión de 500 dólares en deuda en dificultades con la que compraron préstamos de alto riesgo por valor de 14.000 dólares. Posteriormente perdonaron a los deudores de dichos préstamos cancelando la deuda y por ello ahora buscan ampliar su experiencia en todo EEUU y para ello han comenzado a perdir donaciones para esta peculiar causa.
Desde la página web del proyecto, sus creadores conciben este plan como "un rescate del pueblo por el pueblo". Según explican desde Occupy Wall Street, el desarrollo de su idea es sencillo: "compramos deuda por centavos de dólar, pero en lugar de recaudarla, la abolimos", señalan.
"No podemos comprar la deuda individuos específicos pero, en su lugar, ayudamos a liberar a los deudores al azar a través de una campaña de apoyo mutuo, la buena voluntad y la negativa colectiva. Un hecho con el que se intenta aliviar a los uno de cada siete norteamericanos que se encuentran asediados por un acreedor.



De momento, la campaña ya ha recolectado un total de 91.138 dólares para la causa, que intenta acabar con un total de 1,8 millones de dólares en deuda en manos de los consumidores. Cabe recordar que un 77,5 por ciento de los estadounidenses están endeudados. Sin embargo, es importante destacar como la educación y el tratamiento sanitario son dos de las áreas que acaban por esclavizar las carteras de los ciudadanos estadounidenses.
Al fin y al cabo, la deuda educativa, la mayor parte universitaria, supera el billón de dólares a este lado del Atlántico y el 62 por ciento de los ciudadanos que se declaran insolventes y en quiebra lo hacen debido a sus facturas sanitarias.