domingo, 28 de agosto de 2011

Cómo manejar el mal comportamiento de las dos primeras semanas de escuela por MICHAEL LINSIN (traducido)

(Las recetas mágicas no existen, pero a veces pequeñas ideas nos hacen reflexionar sobre nuestra práctica diaria y como establecer un mejor clima de clase y no generar nosotros mismos, sin ser conscientes, violencia)


Tus alumnos tendrán un buen comportamiento en los primeros días de clase. Pero en la segunda semana, tú y tu plan de gestión del aula se pondrán a prueba.

Después de todo, tus estudiantes realmente no te conocen.

Tal vez serás como el profesor incauto que tuvieron el año pasado. Tal vez serás incoherente o fácil de agitar. Tal vez no pienses realmente lo que dices.

Tal vez algunos de tus estudiantes nunca han tenido límites. Tal vez nunca han conocido a un adulto al que podían admirar y en quién confiar . Tal vez nunca han tenido un profesor que les gustaba o les inspiraba confianza.

Y como no has pasado suficiente tiempo con tus alumnos para ganar su confianza, vas a ser probado.

Pero cuando sucede, Anthony dice algo crudo para tratar de impresionarte, cuando Karla te contesta y te falta el respeto, cuando tus alumnos te interrumpen, no te hacen caso, y se comportan delante de ti ...

Estarás listo.

Esto es lo que debes hacer:

Pausa.

Tu primera reacción a la mala conducta no debe ser la reacción. No te precipites a ponerle fin a la misma. No le llames la atención y trates de interrumpirlo. Sólo tienes que esperar, observar y dejar que el juego acabe. No hay ninguna razón para tener prisa. Tómate unos de 20 segundos de pausa, dejando el incidente un momento antes de responder.

Oculta tu decepción.

Nunca te muestres afectado por una mala conducta o falta de respeto. Nunca muestres tu decepción si tu clase no es el grupo perfecto que esperabas. Nunca muestres a tus estudiantes que pueden ver bajo tu piel o aumentar tu ira. En lugar de eso, mantén la calma y envía el mensaje de que estás en tranquilo y controlas la situación.

Perder la batalla.

Si un estudiante dirige su mala conducta hacia ti, te falta el respeto, o te contesta debes resistir la tentación de darle una conferencia , regañarlo o ponerlo en su lugar. Tienes que estar dispuesto a perder la batalla, por así decirlo, con el fin de ganar la guerra de sus corazones y sus mentes.

Seguir adelante.

Haz lo que prometiste y sigue adelante con tu plan de gestión del aula. Mira al alumno que se porta mal a los ojos y di simplemente: "Tienes una advertencia, ya que rompiste la regla número tres: "Respetar a tu profesor y a tus compañeros de clase"

Sigue adelante inmediatamente.

Pon tu atención lejos del estudiante y continua con lo que estabas haciendo. Déjale a él la responsabilidad de volver a trabajar o ir a tiempo de espera. Envíale el mensaje de que la mala conducta sólo es un bache en su día, que apenas registras en tu medidor emocional.

No lo tomes personalmente.

La mala conducta al principio del año escolar de los estudiantes se basa en sus experiencias con profesores y adultos en el pasado. No es contigo. Así que no lo tomes como algo personal. Nunca lo tomes personalmente. Si lo haces, harás daño a la gestión de tu aula y tu deseo de que los estudiantes aprendan pacífica y alegremente nunca podrá llevarse a cabo.

Construir una buena relación.

Tu plan de manejo de la clase está diseñado para hacer a los estudiantes que presentan mal comportamiento responsables. Así que apóyate en él. Deja que tu plan de haga su trabajo. Concentrarse en la construcción de comportamientos que influyen en las relaciones. Disfruta de tus nuevos estudiantes y sus personalidades únicas. diviértete con ellos . Crear una experiencia de aprendizaje de la que les guste ser parte.

Manéjalo tu mismo.

Cuando los estudiantes te prueban, mantente firme. Aférrate a tu integridad. Con calma haz cumplir una consecuencia sin quedar atrapado en discusiones, conferencias, o el drama. Y no envíes a tus alumnos a la jefatura para dejar que otro se encargue de él. Para ser considerado como un líder digno de seguir, debe ser la respuesta a tus estudiantes.

No es sólo un sueño

Muchos profesores se cavan en su propio agujero durante las primeras semanas de clase, ya que reaccionan de forma exagerada a la prueba.

Ellos toman la mala conducta como personal. Comienzan a sermonear a los estudiantes. Los amenazan, regañan, y elevan su voz. Reparten falsos elogios y recompensas injustas, no merecidas. Caen en las mismas arenas movedizas de estrategias ineficaces en las que muchos otros ciegamente caen.

Hablamos mucho en este sitio web acerca de la creación de la clase que siempre has querido, tu clase de sueño. Pero la otra cara de la moneda es que, al hacerlo, al seguir los consejos de esta página web, también vas a crear una clase de sueño para tus alumnos.

Las directrices anteriores son un buen primer paso, que te conducirán por un camino ligeramente trillado y seguro de respeto, admiración e influencia, en el buen camino de convertirte en el maestro que tus alumnos siempre han querido ...

El que han estado esperando toda su corta vida.

Si no lo ha hecho ya, por favor, únase a nosotros. ¡Es gratis! Haga clic aquí y comenzar a recibir los artículos de gestión del aula como ésta en tu correo electrónico todas las semanas.